Por:
Oficina de Prensa
Federación Colombiana de Tenis
Periodista: Leonard Gutiérrez Bueno
Directora de Comunicaciones: Alejandra Hernández
comunicaciones@fedecoltenis.com 

Aunque por motivos que ya ni recuerda no pudo llegar a jugar como profesional, Johana Contreras es una convencida de que no hay edad para cumplir las metas y hoy está en lo más alto del ranking de la Federación Internacional de Tenis (ITF) en la categoría de +30 años. Logró ubicarse en esa posición de privilegio gracias a su segundo lugar en el MT 1000 que se cumplió en el Club La Reforma en Ciudad de México.

La colombiana se ubica en el primer lugar de la clasificación con 2840 puntos. Hay que recordar que Johana escaló de la tercera a la primera casilla del escalafón. El segundo lugar del ranking lo ocupa la jugadora chilena Angela Condorelli, quien suma 2775 puntos, mientras que la española Llaneza Fernández, completa el podio con 2750.

«Realmente no hay nada como competir por Colombia, es algo que llena mucho de orgullo y en este circuito que cuenta con un encanto particular. Yo llevo mi bandera siempre por lo alto», destaca Johana, quien con su raqueta le pone al amarillo, azul y rojo a la clasificación de su categoría.

Ya son dos títulos y cuatro subcampeonatos desde que comenzó a competir hace tres años. Lo cierto es que Johana, aunque trabaja para ser la mejor, no se imaginó que le iba a llegar tan pronto el privilegio estar en lo más alto del ranking. «Estoy feliz, es fruto del trabajo que he venido haciendo, en México gané 4 de 5 juegos, no pude vencer, pero con los puntos conseguí quedarme con esa posición».

En el mes abril la colombiana tendrá un nuevo reto en Santiago de Chile y en junio estará representando al país en Lima, Perú. «Los torneos que tengo este año son muy importantes, pero realmente mi sueño es poder estar en el mundial que se llevará a cabo en Portugal en el mes de agosto», asegura Johana, quien tiene claro hasta cuando vestirá el tricolor nacional.

«Hasta que tenga fuerzas voy a representar a Colombia, es un orgullo y de esta manera demuestro que el tenis femenino y colombiano es muy bueno».