Con epicentro en la plazoleta Alfiles, en el Centro Comercial Gran Estación, se cumplió con éxito, el primer evento masivo que mezcló yoga y running, con más de 3.000 participantes, entre yoguis y corredores, quienes conjugaron sus experiencias favoritas.

El Yoga Run consistió en una carrera de 5 kilómetros y 10 kilómetros, que por primera vez se combinó con la clase de yoga más grande que se había realizado en Colombia.

Más de 3.000 personas participaron de una clase de yoga dirigida por Isabel Cristina Estrada, Lisa Olea, Lilo Matiz y Diego Torres, quienes son los coach de vida más reconocidos del país, en un camino interesante para que los runners tengan experiencias diferentes más allá de simplemente correr y hacer un calentamiento como las carreras convencionales.

La prueba inició con un calentamiento basado en ejercicios dinámicos que alistaron el cuerpo para el running, a las 8.10 a.m. los participantes corrieron 5K o 10K, según su preferencia en el momento de la inscripción, para luego disfrutar de una clase de yoga para todos los niveles.

“Se trata de un camino de vida más allá de hacer running, que permite que los corredores enriquezcan sus trabajos de vuelta a la calma y evidentemente eso mejora toda la parte de respiración que es la base del yoga, el control de la respiración asociada a posturas” afirmó Juan Carlos González, director de VCHALLENGES, la plataforma que organiza Yoga Run.

La próxima cita de esta novedosa apuesta es el Trail Urbano, una carrera diferente que combina superficies, pendientes, asfalto, trocha, descensos, un evento realmente diferente que se realizará el domingo 23 de junio.