MENTE, CUERPO Y TÉCNICA, LOS CIMIENTOS DE VALENTINA JUNKAR Nov20

Etiquetas

Publicaciones Relacionadas

Comparte En

MENTE, CUERPO Y TÉCNICA, LOS CIMIENTOS DE VALENTINA JUNKAR

 

Valentina Junkar

Por:
Prensa Supérate Intercolegiados
prensacoldeportes@Coldeportes.gov.co

  • Supérate ha sido definitivo en la carrera de esta deportista bogotana

Contar con una medallista olímpica en la final nacional de Supérate es un lujo que pocas competencias en el país pueden darse. A sus 16 años, la bogotana Kelly Valentina Junkar ya se cuelga una presea plateada olímpica y culmina su participación en el programa de Coldeportes con tres de oro y el anhelo de estudiar Gestión Deportiva en la Universidad Sergio Arboleda.

Para esta estudiante del colegio Cafam, clasificar a la última instancia siempre había sido un sueño. Esperó y se preparó dos años hasta que se ajustó a la categoría que le permitía competir: “Llevo tres años consecutivos en el programa y siendo medallista. En el primero me gané un bronce y en el Valle del Cauca 2017 me llevé oro”, recuerda.

Junkar considera además que “poder participar en unos intercolegiados fue una de las primeras metas que por fortuna se fueron haciendo realidad”. “Ahora me voy feliz con estos tres oros y con las ganas de estudiar Gestión Deportiva en la Sergio Arboleda”, agrega ilusionada.

En su categoría de los 53 kilogramos, se subió al podio con arranque de 67 kg; envión de 90; y un total de 157 kg. Tres medallas que ratifican que es toda una campeona. “En Buenos Aires (Olímpicos de la Juventud 2018) no me llevé el oro solo por un kilito, pero la experiencia que adquirí fue mi mejor regalo, esas vivencias con tantos países participando quedarán por siempre en mi corazón y mente”, dice la atleta.

De igual forma, para esta atleta de perfil internacional, su historia en Supérate puede ser compartida “a otros jóvenes que vienen por el camino deportivo”. “Quiero inspirar a más atletas porque siento que la clave está en la mezcla entre mente, cuerpo y técnica, y es propio contagiarlos de ello”, afirma.

Su papá, Leonardo, ha sido quien más ha insistido en su proceso. “No me deja desfallecer, es quien me alienta a entrenar cada día, así esté cansada”, cuenta con el agradecimiento a flor de piel, hacia la persona que la ha apoyado incondicionalmente.

“Apenas llegue a Bogotá me alistaré para el mundial sub23 en Madrid (Cundinamarca) y a partir del próximo año iniciaré entrenamiento dos veces al día para mejorar mi nivel”, promete Valentina, a manera del siguiente reto.