ELVIS SILVA UN JOVEN QUE VIO TRUNCADO SU SUEÑO DE SER FUTBOLISTA Ene04

Etiquetas

Publicaciones Relacionadas

Comparte En

ELVIS SILVA UN JOVEN QUE VIO TRUNCADO SU SUEÑO DE SER FUTBOLISTA

Elvis Brayan Silva

Elvis Brayan Silva Mora tiene 20 años de edad, nació y vive en Santa Marta, fue uno de los voluntarios en los pasados Juegos Bolivarianos, amante del fútbol, desde muy temprana edad empezó a practicarlo con el sueño de llegar a ser jugador profesional, pero su sueño se vio truncado por lesiones que le impidieron seguir adelante en su carrera futbolística.

Siguió adelante, transformó su sueño en otro, en el de ser arquitecto e ingeniero civil, para empezar entró al SENA a estudiar Desarrollo Gráfico.  Culminó la etapa lectiva y se encuentra en la etapa productiva vinculado con la Alcaldía.

Es seguidor de Atlético Nacional, sueña con conocer el Atanasio Girardot y practica fútbol recreativo.

Su historia…

“Empecé en una escuela de barrio que se llamaba Semillero Pantano, una escuela humilde, de bajos recursos la cual con el tiempo fue perdiendo jugadores, las cosas cambiaron cambie de escuela, a una que hoy en día no existe, que se llamaba Coolpuertos F.C, donde estuve más o menos 4 años”

“Siempre me consideré y me considero un joven que toma las cosas con seriedad y sacrificio para cumplir los objetivos. Era el capitán en mi equipo. Es bonito representar a tu equipo y ser el líder. Mi posición de juego dentro del campo fue de central, un defensor, era muy querido en el equipo, el patrocinador de la escuela siempre me ayudaba en lo que necesitaba si eran guayos, pasajes, ya que soy de bajos recursos”

“Me salí de la escuela con el propósito de encontrar la forma de poder mostrar mi talento, que me reconocieran, fue así como cambié de escuela y entré a una que se llama F.C Las Américas, una escuela donde primero te prueban para ver que tal eres, para pedirte los papeles y así hacer parte del Club”

“En ese entonces yo siempre quería jugar de delantero, pero obvio, siempre había más gente que quería jugar más en posiciones arriba que abajo y a mí nunca me gustó ser suplente y me colocaron de defensa. No había acabado el entrenamiento cuando el profesor me llamó y me dijo que era muy bueno, que cuando podía traer los papeles y le dije que el próximo entrenamiento y así fue como entre al club donde todo era gratis. Pero siempre hay un problema y fue que no me acoplé al ambiente de personas en el Club. Había gente que se creía superior a los demás y me retiré, pedí papeles y me fui”

“Busque una escuela cerca de mi barrio que se llama Chimila F.C., una hermosa familia, jóvenes con sueños y ganas de salir adelante y querer ser alguien en la vida, hoy en día me sigo viendo con ellos y compartimos, que es lo más lindo que a uno le puede pasar en el fútbol. Ingrese a la escuela no hubo necesidad de hacer pruebas, una vez que le dije al técnico que quería estar en su Club, enseguida me abrió las puertas, ya me conocía y sabia de mi talento”

“Desde los 15 años ingresé, eran personas muy humildes, no sabía que era la humildad y gracias a ellos soy quien soy en esta vida. Nunca hay que olvidar que el que tiene poco es el que más da. Tuve oportunidades, viaje con la escuela, estuve en Millonarios, Santa Fe, Expreso Rojo, Fortaleza cuando había ascendido. Pero ahí fue donde iniciaron lo que se conoce como rosca, mi club me mandaba para temporadas donde la selección de jugadores ya había pasado y era difícil de entrar y poder cumplir mi sueño, tendría que haber sido un Messi, un Ronaldinho, un Cristiano para que me pidieran papeles. Por otra parte el presupuesto de mi familia era muy poco, en mi Club nos daban rifas para recolectar fondos, para poder viajar”

“No pasó nada en ningún Club y me devolví para mi tierra, un tiempo atrás antes de viajar a Bogotá fui a Medellín a probarme en Águilas Doradas, pero me desilusioné, en los entrenamientos de prueba me destacaba, siempre me iba bien, era el mejor en el campo defendiendo, peor mi técnico me dijo que conmigo no pasaba nada y me mandó para mi tierra”

“Empecé con lesiones musculares, así viaje a Bogotá peor nada, jugué Torneo Nacional con el Club, Torneo Samsung, viajaba muy poco por mis lesiones, duraba más tiempo en recuperación que jugando por lo que decidí retirarme porque era muy triste no poder jugar y si jugaba me lesionaba otra vez”.

“Hoy en día sigo jugando fútbol sin importar mis dolencias musculares, me lesiono pero hago como si no tuviera nada, mi gran sueño es poder conocer un estadio de fútbol, nunca he entrado a uno, le voy al Nacional, me gusta el equipo y desearía verlo jugar en Medellín y mi más grande sueño es ir a Madrid para ver jugar al Real Madrid”

Un mensaje para los jóvenes que quieren cumplir su sueño…

“Nunca hay que perder la humildad, saber de dónde se viene y no olvidar el club que te ayudó a salir adelante, hay que sacrificarse y proponerse metas y que todo sea con calma, en el camino hay muchos obstáculos y hay que saberlos afrontar”