JUSTO HOMENAJE PARA EL BEISBOLISTA MÁS GRANDE  DE COLOMBIA Jun03

Etiquetas

Publicaciones Relacionadas

Comparte En

JUSTO HOMENAJE PARA EL BEISBOLISTA MÁS GRANDE DE COLOMBIA

 

Estadio Edgar Rentería

Sandra Gómez Manrique – Jefe de Prensa
Juegos Centroamericanos y del Caribe
sandragomez@barranquilla2018.com

Nunca antes un nombre para un escenario deportivo, en este caso el nuevo parque de béisbol ubicado en la intersección de La Vía 40 con el sector La María, fue merecidamente bautizado con el propósito de tributar a una leyenda viva de la geografía colombiana: Édgar Rentería.

Al consultar la opinión de los expertos el consenso general fue que Édgar el nombre apropiado por todo lo hecho en el béisbol organizado de Estados Unidos.

La pregunta fue puntual: ¿Está de acuerdo con que este estadio lleve el nombre de Édgar Rentería, el único colombiano que exhibe en su palmarés dos títulos en las Grandes Ligas?

Para responder ese interrogante consultamos la opinión de diez expertos en materia beisbolera, legítimas voces autorizadas que gozan de credibilidad en el medio periodístico: Luis Gutiérrez Sierra, Ventura Díaz Mejía, Marcos Pérez Quintero,  José Marenco, Alberto Agámez Berrío, Evaristo Jiménez, Rúgero Manotas, Eduardo Hernández, Robinson Suárez y Alberto Mercado.

Luis Gutiérrez Sierra, narrador de Caracol Radio, quien tiene 75 años de edad, de los cuales ha dedicado 40 a la narración de la denominada ‘pelota caliente’, conceptúa que “esta es otra historia. El estadio Tomás Arrieta tuvo vida durante 70 años, después empezó a morir; se le destruyó el techo y su estado, en verdad, no le hacía honor al enorme pelotero que fue Tomás Arrieta. Lo mejor que pudo ocurrir fue demolerlo en su totalidad y construir un nuevo parque beisbolero, que fue lo que finalmente se hizo. Así las cosas, el Tomás Arrieta pasó a la historia para darle paso, de manera merecida, al Édgar Rentería, en honor a uno de los máximos atletas que han brotado de nuestras tierras”.

Por su parte, Ventura Díaz Mejía, voz líder de Emisoras ABC, no duda en aseverar que “siempre me mantuve y me mantendré en la opinión de que este estadio, ya sea vetusto, remodelado, demolido y reconstruido tiene un solo nombre: Tomás Arrieta, pues no concibo la idea de que a un estadio le quiten un nombre para ponerle otro. Claro, no repudio el nombre de Édgar Rentería por todo lo que hizo en el béisbol”.

Marcos Pérez Quintero, narrador del canal regional Telecaribe, afirma: “Tomás Arrieta o Édgar Rentería, como se le quiera llamar, lo importante es que poseemos un  estadio extraordinario. Este es un parque para que brille para siempre y le haga honor al más grande beisbolista nacido en Colombia. Para mí, el nombre de Édgar Rentería está bien puesto”.

José Marenco, analista de Emisoras Unidas, no duda al decir que “yo hubiera querido preservar el nombre de Tomás Arrieta, pero este es un nuevo estadio, que no tiene nada que ver con el anterior. Y en honor a la verdad, Édgar Rentería se lo merece. Además, él es un hombre que abre puertas”.

Alberto Agámez Berrío, experto en los comentarios de RCN Antena 2 sostiene que “el que el nuevo estadio lleve el nombre de Édgar Rentería constituye un merecido reconocimiento al más grande deportista de Colombia de todos los tiempos. La gente tiene que concientizarse de que el Tomás Arrieta era otro estadio”.

Una de las mejores voces comerciales, Evaristo Jiménez apunta que “con este estadio se homenajea en vida al gran estandarte del béisbol, Édgar Rentería. A Tomás Arrieta lo recordaremos siempre, pero su tiempo ya pasó”.

El veteranísimo Rúgero Manotas dice que “los honores concedidos a Tomás Arrieta  jamás deben fenecer, pero los reconocimientos que se le han brindado a Rentería son pocos. Y su nombre, al nuevo estadio le cae muy bien”.

El monteriano Robinson Suárez fue el más breve de todos, pero su aseveración lo dijo todo: “un estadio de esta magnitud tiene que ser llamado por nombre de, por lo menos, un doble campeón mundial de las Grandes Ligas”.

Y Alberto Mercado Tapias, narrador titular de Antena 2, sostuvo que “este es Un justo homenaje para el más grande beisbolista de Colombia, Édgar Rentería.